Historia

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailTumblr

El Centro de Formación Somorrostro comienza su actividad el 3 de febrero de 1947, con treinta alumnos y alumnas y tres profesores y profesoras, liderado por D. Marcelo Gangoiti Urrutia.

En aquel momento la situación de la Zona Minera de Bizkaia presentaba un alto índice de degradación económica frente a la situación emergente de su comarca limítrofe, la margen izquierda del Nervión.

Esta realidad impulsa a D. Marcelo a crear la Escuela de Orientación Profesional para que su alumnado pueda ingresar en las Escuelas de Aprendices de las empresas tractoras del desarrollo industrial y económico de Bizkaia y del País en esa época.

D. Marcelo continúa en la Escuela al frente de un meritorio equipo de colaboradores y colaboradoras hasta 1977.

A partir de ese año, D. Jesús Gurtubai, que le sucede en el cargo de director, prosigue fielmente la labor realizada por su fundador; hasta 1990 en que Mikel Ruiz coge el testigo de la dirección, liderando una época de 15 años en los que el Centro tiene su mayor desarrollo.

Desde finales de 2005, Juan Manuel Seco lidera el Equipo Directivo del Centro Somorrostro, que trabaja con la misma ilusión y mantiene los principios que impulsaron a D. Marcelo: la formación integral de las personas, tanto en su excelencia profesional como ayudando a que sus alumnos y alumnas sean personas de bien, trabajadoras y trabajadores honrados y solidarios con las personas más desfavorecidas.
Equipo directivo

Estos valores han logrado que Somorrostro sea una institución de prestigio, valorada por el entorno socioeconómico como un eficaz agente dinamizador del desarrollo local. Actualmente nuestro Centro se asienta en una superficie de 75.000 metros cuadrados, repartidos en ocho edificios. Atiende a más de 5.000 alumnos y alumnas entre enseñanza reglada y formación no reglada.

Contamos con unos R.R.H.H. de gran calidad, así como con estimables y numerosas colaboraciones a nivel empresarial e institucional que nos ayudan a continuar mejorando nuestro servicio a la sociedad.